Buenos Aires, jueves 21 de septiembre de 2017. Buscar
Home / Fuente Abierta / Palacio de las Aguas Corrientes

Palacio de las Aguas Corrientes
La historia del Gran Depósito Distribuidor
En marzo de 1894, se habilitó y comenzó a recibir agua el primer Gran Depósito Distribuidor que tuvo la Ciudad de Buenos Aires.

El Palacio de las Aguas Corrientes, como se lo conoce actualmente, fue nombrado en honor al ingeniero Guillermo Villanueva, quien fue presidente de la Comisión de Obras de Salubridad, institución antecesora de Obras Sanitarias de la Nación.
 
 
A solicitud del Gobierno,
en la decoración se incluyeron escudos de las distintas provincias y la ciudad.
Mientras que las carpinterías de madera se realizaron
con cedro de Paraguay, la herrería fue porvista por fundiciones inlgesas.
Sobre la portada del acceso principal se lee "1887",
año en que comenzaron
las obras del Gran Depósito.
El polícromo revestimiento exterior, está compuesto por 300.000 piezas de terracota traídas desde Gran Bretaña.
Las piezas de terracota importada, esmaltadas y sin esmaltar, fueron provistas por las firmas Royal Doulton & Co. y Burmantofts Co. de Leeds.
 

  • INGRESAR


    Museo del Agua
    y la Historia Sanitaria

    Lunes a Viernes
    de 9 a13hs.

  • INGRESAR


    Biblioteca
    Agustín González

    Lunes a Viernes
    de 9 a13hs.

  • INGRESAR


    Archivo de Planos
    Históricos y Domiciliarios

    Lunes a Viernes
    de 9 a15.30hs.

  • INGRESAR


    Preservación del
    Patrimonio Cultural
 
 
 
+ Información